sábado, 28 de diciembre de 2013

Subiendo la escalera

Las relaciones como subir una escalera. Los dos empiezan en el mismo peldaño, abajo del todo. Según pasa el tiempo se van subiendo pasos, a veces al mismo tiempo, otras uno sube más rápido que el otro. Lo ideal eshacer la subida al mismo ritmo.
Empezamos juntos enfrente de la escalera, tu empezaste a subir los peladaños de dos en dos y a mi me costaba subie de uno en uno. De repente, te detuviste y yo seguí subiendo, temerosa seguí avanzando. Cuando llegue a tu altura, estabas parado. Te miré, me miraste y ahi te quedaste.
Desde un escalón más arriba te invité a seguir subiendo. Ahora eras tu el temeroso y poco viniste detrás. Escalón a escalón volvimos a estar a la par. Con una sonrisa compartimos la ascensión.
Algo pasó que me hizo detenerme y tu seguir caminando. Te volviste a detener, tendiendome la mano. La agarré fuerte y de nuevo juntos, al mismo paso.
Ahora ya no se si estoy un peldaño más arriba o más abajo, o si estamos a la misma altura.  Podemos subirla juntos aunque es una escalera llena de obstáculos, algunos pequeños y otros de grandes dimensiones.
Paremonos un instante, mirame, dame la mano y subamos poco a poco la escalera, apoyándonos uno en el otro.
Merece la pena averiguar lo que hay en la cima y caminar hacia ella a pesar de los tropiezos. Compartamos momentos, sinsabores, alegrías, fracasos, aciertos, malos y buenos días. Arriesguemos y compartamos viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada