martes, 10 de diciembre de 2013

Amos y sumisas

Está de moda eso de sumis@s y am@s. Me acuerdo que alguien una vez me preguntó que opinaba del BDSM, o si era sumisa. Mi respuesta creo que le sorprendió, pues a pesar de confirmarle mi falta de experiencia en tal juego y su más que demostrada, siguió charlando conmigo.
Reconozco mi interés por el tema, no voy a explicar hasta que punto, ni pienso exponer aqui mis gustos sexuales. Creo que eso es cosa mía, como mucho de dos y a los demás no les interesa.
Está introducción me vale para habalr de lo que últimamente veo en las redes sociales, exceso de amos sabiondos en busca de sumisas que adoctrinar. Perdón por el calificativo, hay de todo, pero algunos se expresan como sentando cátedra. Y también veo sumisas ávidas de encontrar un amo y alardear de su sumisión como forma de vida.
Parto de la base de que soy una gran desconocedora del tema, o ignorante según cómo se mire. No me atrevo a juzgar a nadie y que cada uno haga lo que quiera o pueda.
Debo de reconocer mi curiosidad y mi respetuosidad hacía para am@s y sumis@s que actúan desde el respecto hacia los que no comparten su juego. Aunque no con aquellos que se aislan y aislan, y miran por encima del hombro a quienes empiezan en este mundo.
No se si soy sumisa, ni si alguna vez lo llegaré a ser, o si por el contrario soy una domina en potencia. Sólo se y de esto estoy segura, que este juego, es cosas de dos, de lo que se pacte entre ambos como en cualquier relación.
Sí alguna vez, decidiera jugar, sería con alguien que me transmitiera la suficiente confianza, seguridad y tranquilidad y por supuesto autoridad. Que me supisiera leer entre líneas, que me intuyera y supiera revolucionar mi mente y cuerpo.
Si soy sincera creo haber encontrado a la persona idónea para tales juegos, pero también he de decir que habría una gran lucha de poder entre ambos. Le otorgaría ese poder, aunque el poderlo seguiría manteniendo yo.
No se lo que es ser sumisa, o tal vez si. En el fondo creo que es ser libre y de eso entiendo un poco. Soy libre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada