domingo, 8 de diciembre de 2013

Momentos....

Cuando te dije que necesitaba hablar, el hecho de que buscaras un hueco tuvo mucho valor para mi. Por muchas razones. Al hablar, me hicidte pensar aún más en mi reflejo en el espejo. Soy fuerte y lo sabes, y muy débil también. Me cuesta horrores abrirme a los demás, tengo miedo a exigir lo que sin que me pidan estoy dispuesta a dar.
Me cuesta que mis sentimientos afloren, porque en el fondo me entrego en cuerpo y alma a la otra persona y me desnudo, lo cual me hace sentir vulnerable.
Tengo miedo a ser egoísta, a mirar por mi antes que por los otros, como si eso me convirtiese en mala persona.
Nos comportamos de una manera tantos años de nuestra vida que aunque sepamos que podemos estar errando nos cuesta cambiar ciertas formas de hacerlo.
Has provocado sin querer, que analice diferentes partes de cómo soy. He llegado a diferentes conclusiones, agunas se pueden mejorar, y otras no pienso cambiarlas, pues perdería la esencia de quien soy.
Referente a ti, sin quererlo te has convertido en alguien importante en mi vida. He llegado a preguntarme que sentía realmente por ti y una de esas conclusiones es que tengo sentimientos importantes hacia para contigo. Se puede decir que te quiero(ya sabes mi opinió sobre eseas palabras). Puede ser algo fuerte decirlo así, pues faltan muchas cosas para confirmar eso y las circunstancias hasta ahora no han sido excesivamente propicias. A pesar de todo eso es así.
No he dicho que este enamorada, ni que te ame, pues ni lo sé, ni me lo planteo. Lo que esta claro es que no eres un amigo sin más. En el fondo también me gustaría saber lo que piensas tú.
Ya se que hay cosas que no se necesitan decir que se intuyen, pero hoy he metido la intuición en el cajón de los calcetines, y osaria a preguntar.
Te leería esto por teléfono, si me atrevo al final, o te lo enviaría por correo. No sé, ya veré.
El hecho de que lo escriba es el primer paso para pensar un poco y no sólo esperar que los demás intuyan lo que pienso o quiero.
Hay cosas que es mejor decirlas mirando a los ojos. Y sino tampoco está mal vía telefónica.
A veces un gesto pequeño es el inicio de grandes cambios.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada