martes, 24 de diciembre de 2013

Comidas navideñas y demás

Estas son fechas en las que compartimos queramos o no comilonas familiares. Exceso de manjares, comidas copiosas, que harán que aumentemos unos kilitos de más, que con la cuesta de enero bajaremos sin problemas.
Nos turnaremos en ir de casa en casa y tiró porque me toca y que nadie se enfade sino vqmos.
Nos sentamos en una mesa con bandeja de plata y llens de viandas, de gente que en muchos casos no nos iríamos ni a tomar un café.  Pondremos buena cara, y la hipocresía la llevaremos de casa y no la mostraremos hasta el final y con un par de copas de vino de más. En los postres ya caldeados los ánimos más de uno soltara algo inapropiado, una simple chispa encenderá una hoguera difícil de apagar.
Tras los desfases verbales y alimenticios, empezará otro año, que a lo largo de los meses se irán limando las aristas que se produjeron en tales reuniones familiares, y llegar otra vez a las fiestas navideñas y vuelta a empezar.
Disfrutad estos día,  reiros, no dejéis que esas comidas se conviertan en una batalla campal.
Lo importante es juntarse,  minimizar los roces, Compartir momentos, instantes con quien quieres, con quien nos gusta estar y deseamos que estén en nuestras vidas. Los años pasan y lo que se va no suele volver.... Hasta el año siguiente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada