domingo, 1 de diciembre de 2013

Una mirada...

La mirada cuenta muchas cosas, que muchas veces las palabras no alcanzan a transmitir.
En una conversación me gusta mirar a los ojos a la persona que tengo en frente y que ella me mire.  Cuando escucho suelo mirar a los ojos mientras me hablan, aunque cuando lo hago yo, me cueste más.
Las miradas pueden ser un reflejo del alma, o no mostrar lo que esconde.
Una mirada te transmite sensaciones, emociones,.... Depende de la conversación, del silencio y por supuesto de los interlocutores.
Una mirada puede hacer que sientas miedo, temor o leer el tuyo. También puede lograr desnudarte sin tan siquiera pestañear. Sacar hacia fuera lo más oculto.
Una mirada puede reconfortarte, contarte historias, animarte.
Una mirada puede ser la conexión en un instante o para siempre.
Una mirada puede ser un libro abierto o tener mil candados.
Una mirada puede ordenarte,  ser autoridad sin usar ninguna palabra.
Una mirada puede seducirte, dejar que la seduzcas.
Una mirada puede hacer revoltear mariposas dormidas.
Una mirada es al fin lenguaje no verbal pero fundamental entre dos personas.
Una mirada puede decir te quiero o te odio como nunca lo he hecho.
Una mirada puede abrir puertas o cerrarlas para no abrirlas jamás.
Una mirada..... Hay que saberla leer, sobre todo entre líneas.
Cómo dijo alguien una vez, quien no sabe leer una mirada no merece la pena una gran explicación, no la entenderá de ninguna de las maneras.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada