lunes, 15 de diciembre de 2014

Vulnerables.....

Alguna gente se viste el traje de la inmunidad, una coraza que no deje pasar ninguna bala, ni de odio, ni de amor. Quieren ser impasibles con todo tipo de sentimientos, y piensan que así están a salvo de sufrir. Equivocación total la suya. Nada nos hace intolerables a sentir y padecer. El problema de esas personas es que proyectan un halo de prepotencia y superioridad difícil de digerir. La gente al tratarlas, se sienten incómodos en su presencia, violentas por su falta de empatía, tanto emocional como intelectual. Su seguridad de apariencia, no es otra cosa que un traje hecho a medida lleno de miedos, inseguridades y más de un desamor.
Este tipo de personas abanderan la libertad, de vivir a su manera, sin importarle nada ni nadie, solamente sus pensamientos. No piensan en que su comportamiento hiere a más de uno de los individuos que las rodean y que a su pesar forman parte de sus vidas
.  Y aunque su bandera, escudo y arma sea la libertad, no son libres. Viven en una cárcel de no realidad, de no querer enfrentarse a demonios escondidos en el rincón del recuerdo, a no aceptar que todos sufrimos y amamos,  a que la vida es algo más que pisar para que no te pisen. Y que la libertad de la que alardean, no es tal, pues las convivencia, pues vivimos en Comunidad,  nos dista una serie de normas, maneras de conducta, y saber estar, que por civismo cumplimos. Y además, al final no son más que inseguridades que transforman en superioridad escénica, nada más.
A mi esta gente, al principio me transmitía sentimientos contradictorios, y a veces lograban que me apartara de su camino, incluso me ponían en tensión, hoy ya no. La vida he aprendido a tenerles un cierta lastima, pues viven en una competición constante con los demás, un miedo a que las descoloquen y lo peor,  tienen pánico al amor. Si, al amor, porque en él no se controlan los sentimientos, las acciones y menos la razón, el amor nos hace fuertes y también vulnerables, y eses sentimiento esas personas no lo conocen ni quieren conocerlo, pobrecitas que pena me dan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada