sábado, 20 de diciembre de 2014

Este año la navidad

No me gusta la navidad, es así, y no hay más. Los que me leéis a menudo lo sabéis, porque lo repito bastante, como el ajo. No voy a explicar mis razones, porque año más año es más de lo mismo. Aunque parecerá sorprendente este año no estoy tan cascarrabias como otros años. Y todo ello es gracias a que, además de tener poco tiempo, no me tienen machacada con tanto mensaje de navidad, villancicos, luces por todas partes, etc....
Es que la crisis se ha notado. En mi ciudad, las luces brillan por su ausencia, hay un bonito árbol en la plaza mayor. Que esa es otra, en todos los pueblos hay jna plaza mayor y en muchos, de mayor tiene poco. A lo que iba, que poca iluminación, y poco espíritu navideño. Algunos locales se ven más engalanados de lo habitual, pero sin mucha gente dentro, no con compras,... Voy al supermercado y ya no está el hilo musical exclusivamente con villancicos...  Es como si la gente esté reacia a expresar felicidad y buen rollo.
Como digo siempre,  somos unas de extremos, y pasamos del fervor por la navidad, decoración extrema, a las más mísera de ellas. Y como yo vivo y soy de este país, pues he hecho el extremo contrario de lo que normalmente vengo haciendo. He colocado árbol, belem (virgen, niño Jesús y san José), luces en el balcón, en la entrada, espumillon,  guirnaldas con calcetines en la chimenea.  Estoy que lo tiro...
Dije que era sorprendente, pero así es. No es que cambie de opinión, sigo pensando lo mismo de la navidad, pero hay ocasiones que uno se mete en el bolsillo de atrás del pantalón lo que cree, y se sienta encima de él, con tranquilidad y sin que le moleste mucho. Porque la vida es eso, adaptarse, sin renunciar a lo que creemos y pensamos.
Este año la navidad, parece menos navidad que otras veces....


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada