martes, 9 de diciembre de 2014

Hace treinta y tantos

Hoy hace treinta y muchos años que abrí los ojos por primera vez. No me enteraba de mucho y solo veía sombras. Oía voces, voces que con el tiempo siguen acompañándome, la de mi madre, aunque en aquel momento no supe reconocerla.
Después des días, empecé a ver, a diferenciar la cara de aquellas personas que me miraban interesadas en mis reacciones. Se reían con mis pedorretas, ponían cara de bobos si gruñi no se cuantas cosas más que no entendía mucho. Después de aburrirme de estar quieta decidí descubrir el mundo y gateo a gateo fui explorando el mundo. Aquello me animo a caminar, y después a hablar.... Y así poco a poco, dejé de ser un bebé más o menos adorable, a una niña con ganas de de soñar y descubrir el mundo.
Cada año, el nueve de diciembre me gusta hacer un repaso por mi vida, recordar momentos, experiencias vividas, gente que en su momento ha caminado conmigo aunque sea un poco. Este año estoy un tanto nostálgica y mi memoria ha rescatado momentos de mi infancia, recuerdos de cuando iba a preescolar,  momentos del cole, de mis profes, instantes de aquellas clases, de juegos en el patio, alguna caída. La mirada al pasado suele ser caprichosa y rescata las imágenes a su antojo y sin mucho criterio. Se van encadenando unos instantes con otros,  a veces sin mucho sentido, y otras con el sentido de los recuerdos de otra época que de alguna manera se guardan un tanto idealizados.....
Así que hoy,  antes de que den las doce en el reloj, me serviré una copa de vino, me bajaré de mis tacones y me tumbaré en el sofa, y mientras saboreo cada trago, dejaré que mi mente bucee en estos años vividos desde que nací hasta hoy, así celebraré mi cumpleaños para mi y conmigo... Será mi pequeño homenaje, mi manera de celebrar un año más, y más recuerdos y experiencias para algún día rescatar y rememorar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada