domingo, 12 de octubre de 2014

Observando

Me gusta sentarme y observar a la gente. Incluso a veces me gusta imaginarme la vida que tiene, o a donde van, o a que se dedican,  sus gustos.... La imaginación es muy poderosa, y unas veces acierta y otras la realidad supera la ficción.
Las personas mostramos más de lo que creemos al no sabernos observadas, nos confiamos y no tomamos las precauciones que tomaríamos si sospechábamos de ser el centro de la mirada de otros.
Mientras estoy sentada miro a mi alrededor, aparece una muchacha cabizbaja, y mi mente empieza a ponerse en marcha.. Y si esta así, porqueel chico que le gustaba se fue con otra, o tal vez porque ella lo ha dejado y apesar de creer que era lo mejor, le dolía igual....
A veces tengo la tentación de preguntar a las víctimas de mi observaciones,  y saber si acierto en alguna de mis conjeturas, o por si el contrario estoy muy lejos de la realidad.
Otra de mis locuras a la hora de observar a la gente es ponerles nombres, que si tiene cara de Ana, de maría, o de triada... E incluso espero a que alguien les llame, y la sorpresa suele ser grande cuando se da la ocasión en que acierto, cosa que pasa de mil,  una. Ya sé sabe la imaginación de cada uno es libre y va por libre en la mayoría de los casos.
Estoy sentada, y enfrente esta una muchacha sentada, tiene cara de Laura, y creo que espera la llegada de alguien, pues no para de mirar el móvil y el reloj. Mientras escribo espero que aparezca alguien y de paso que la llame y así salgo de dudas...
No tengo suerte, no aparece nadie. Esperaré un poco más.... Y mañana os contaré si he acertado, aunque no tengo muchas esperanzas de lograrlo, nunca se sabe.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada