viernes, 17 de octubre de 2014

Llevo unos días

Estos días ando un poco en medio del cabreo y del alucine. No sé si soy torpe o por el contrario la gente es muy lista. Normalmente intento no dar demasiados datos de la gente que me rodea, pero hoy necesito soltar y decir lo que me guardo.
Mi maravillosa compañera, después de una semanas pidiendo cambios que después no devuelve,  y negando se los, no por no querer, sino por no poder. A todo esto hay que añadirle la soltura para pedir los a la mínima y por el más insignificante de los motivos.
 Ya sé que cada uno es como es, y que lo importante para uno es lo que es, y eso es impepinable. Aunque a mi favor diré,  que cuando a nivel laboral se refiere, hay que ser serios y la gente a veces no lo es.  
Pues bien, después de esto, se pone enferma, bueno enferma enferma no lo se, cuando uno va una y otra vez al medico, hasta que consigue la baja, pues eso se pone enfermo. Bueno pues esta enferma, cosa de la que nadie está libre, ni el más pintado. Puede parecer que me enfade que esté mala,y no es cierto,lo que me sienta mal o me tiene mosqueada es la manera de hacer las cosas. Esa manera de no pensar, no meditar y despues cuando el embrollo está hecho, esconden la cabeza y esperan a que los demás se los solucionen, y si no lo haces eres mala persona.
Así que ando doblando turno, no sé hasta cuando, pues no se ha dignado a decirme nada, solo me envia WhatsApp para contarme que continúa de baja, y que se lo comunique al jefe. Es que ahora debo ser recadera y no me he enterado. No me importa ayudar, echar una mano, e incluso mojarme más dela cuenta por los demás, pero todo tiene un límite, y cuando se aprovechan descaradamente de uno, ese límite se pasa con creces.
Estos días ando poco enfadada, cabreada y........  Todo pasará y hará el sol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada