jueves, 30 de enero de 2014

Tonta del bote

Hace unos días me hicieron sentir tonta, tonta del bote. No creo que lo sea, puede que en algunas cosas. Nunca fui la más lista de la clase pero tampoco la más torpe. Según pasan los días y analizo friamente lo que pasó, llegó a la conclusión que mi fallo fue la sinceridad. Decir lo que pienso y siento, ser sincera conmigo misma y con los demás. Y ciertas personas se aprovechan detal cualidad. A estas alturas ni pienso cambiar ni creo que deba hacerlo.
Siempre espero que las personas me traten como las trató y que me devuelvan la sinceridad recibida, craso error el mio. Por lo menos no me queda la sensación de ser falsa o de jugar con los sentimientos de los demás.
En todo tipo de relación pido que no me decepcionen, como intento no hacerlo yo. Al principio todo el mundo está de acuerdo y lo ven como algo obvio. Un exceso de comprensión por mi parte, van decepcionadome una tras otra y así sucesivas veces, hasta que cansada de que me tomen el pelo digo basta. Ahí es cuando me siento tonta, por dar una y mil oportunidades a quin no sabe aprovecharlas y no le importa cómo me puedo sentir.
Hace varios diasme hacían sentir tonta, y no lo soy. Tontos son ell@s por jugar con mi persona y no valorar las consecuencias de sus actitudes y actos. Los tontos son ell@s que viven en un engaño constante y no ver lo que valen las personas que han estado a su lado a pesar de los pesares.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada