martes, 28 de enero de 2014

Alzar el vuelo

No puedo alzar el vuelo si las alas tengo rotas. Me resigno y con reposo me voy curando. De nuevo, al sentirme fuerte inicio el vuelo y al poco rato de sentir el aire aciertas a resquebrajarlas de nuevo.
Herida tomó tierra y vuelvo a aceptar la realidad. El vuelo sólo será un espejismo hasta que pueda volar lejos, batir mis alas con fuerza y no puedan alcanzarme tus tiros hasta ahora tan certeros y tan equivocados.
En el calor de mi nido, maquino como volar, sueño con volar, con surcar los cielos, con la libertad.
A lo mejor no puedo volar desde lo alto, no lo había pensado, la solución puede ser más sencilla. Bajaré del Nido, y caminare, sin batir las alas, sin hacer ruido. Poco a poco me alejare y está vez no podrás romper mis alas, estaré lejos muy lejos.
La colina me espera, iniciare el vuelo. Un viaje a tierras cálidas, con vivos colores y aire fresco. Volare, volare y ya no podrás parar mi vuelo, volare, volare, volare en libertad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada