sábado, 2 de abril de 2016

Querido. Cartas por escribir

Querido... 
La libertad que da que para quien van dirigidas las letras que escriba no sean leídas,  ayuda  decir lo que quieres sin miedo a una respuesta. Aunque reconozco que a veces anhelo esa misiva de respuesta en la que me digan si estoy equivocada o en lo cierto. 
Cada día tengo la certeza de que mis cartas, esas cartas que desearía enviar y no envío,  que publico casi temerosa, no son leídas por su destinatari@. Y no las mando por correo aunque tenga la dirección de a quien  van dirigidas. Así que aquí estoy, un sábado más dirigiendo mis pensamientos con la esperanza de que lleguen a puerto. 
Así son mis días, callando lo que siento, no exteriorizando lo que deseo y mordiendo cada latido con rabia porque late por lo que no debiera. 
Me callo los ue quiero gritar. Ni susurro lo que no puedo callar , simplemente lo guardo en el fondo de mi corazón con mil candados de diferentes llaves.  
No puede ser, no es el momento, puede ya haber otro o si la hay, no lo sé  y prefiero no saber. Y pasan los días,  y envejezco un poco más por dejar ir lo que quiero por no volar tras él.  
Espero el momento, en que la vida me devuelva parte de esa paciencia invertida, de esos desvelos de silencio lleno de voces retumban do por dentro.  Deseo que algún día, pueda mirarte a los ojos y decir, ya estoy aquí,  caminaremos juntos. Y mientras tanto, me como las uñas, te miro de reojo cuando no me ves,  te leo cuando no escribes y te siento a cada instante...
Querido... mis letras no son más que letras de una musa en discontinuo desespero por no tener lo que quiere en decremento de lo correcto. 
Algún día me reiré de todo esto,  o sonreiré recordando lo,  o tal vez forme parte de un capítulo que a pesar del tiempo sigue abierto.... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada