jueves, 7 de abril de 2016

Corazoncito

Y se te rompe el corazón en mil pedazos. Eso nos ocurre a todos, o nos ha ocurrido o ocurrirá.  Y eso es el amor, unas veces, algunas, quien tiene la ocasión de tenerlo para toda la vida. Y otras para un rato. Pero siempre pasa lo mismo, cuando se rompe, una de las partes o las dos según el caso, se queda desolado, triste, incapaz de recomponerse. 
Durante un tiempo, cada uno necesita su tiempo de curación y de cicatrización,  no ve más allá de los nubarrones que se asoman cada día a su ventana. Y aunque la tormenta bo dura eternamente, ese tiempo, se hace largo y difícilmente se ve el arco iris. 
Todo pasa, y algún día el sol brillará y se verá la primavera en su plenitud.  Pero el duelo hay que pasarlo, más rápido o más despacio pero pasarlo al fin. 
Así que se van recomponiendo los trocitos rotos y esperando que  nadie lo vuelva a romper. Juraremos y perjuraremos que no volveremos a sentir, que nadie más nos hará daño. Nos proponemos cerrar el corazón con mil candados y tirar la llave al mar. Y aunque el propósito lo hacemos convencidos de ello, cuando menos lo esperamos, aparece de nuevo esa persona que pone luz, música y armonía a los latidos de nuestro corazón.  Volaremos, soñaremos y quien sabe si esta vez el corazón ni se rompe ni lo dañan. Ynos curan todas las cicatrices pasadas  ..
El corazón es más fuerte que nosotros mismos y nunca deja de latir hasta que es hora de decir adiós de cuerpo y alma... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada