jueves, 14 de abril de 2016

Besos

Dicen que no hay nada como el primer beso. Y puede que tengan razón,  ese primer beso, ese instante en que por fin dos bocas se funden en una sola y comparten todo lo que no dicen las palabras. 
Pero seguramente si tenéis que pensar en un beso inolvidable, no fue el primero, sino el beso que dejó huella en nuestra memoria y recordamos al pensar en esa persona. 
Tengo varios besos difícil de olvidar y ninguno de ellos fue el primero que compartí. Y menos aún recuerdo el primero que di en mi vida, y si tuviera que hacer memoria, tampoco sabría decir a quien fue. 
Los besos son un acto íntimo en el que le transportamos la pasión,  la ternura, el deseo, a esa persona que despierta nuestros sentidos. Si pienso en el beso por excelencia que compartí con alguien, me quedo con el que le di a una persona que no está en este mundo, y fue uno de reconciliación después de un tiempo separados. Ese beso detuvo el mundo,el reloj, y solo avanzaba por la respuesta de nuestra piel por compartir más.  
Hace poco di un último beso, que también recordaré, y no fue un beso en la boca,fue en la mejilla. Ese beso fue de amor, gratitud, cariño, ternura. Fue un beso de,pase lo que pase te querré en mi vida. 
Es que es eso, los besos son una manera de compartí todo aquello que sentimos y que las palabras no alcanzan a decir. 
Es una pena que a veces no demos todos esos besos que nos guardamos, porque no hay nada más hermoso que un beso, porque los besos no sólo se dan con los labios, los besos se dan con el alma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada