jueves, 18 de septiembre de 2014

No me vendo

Para que te compren tienes que saber venderte, puede una cosa ser muy buena y estar muy bien, que sin una buena presentación se quedara en el envoltorio,  en lo que se vea a simple vista.
Yo soy de las que se venden mal, mejor dicho, no se venderme. Mis amig@s me dicen constantemente que me venda mejor, si quiero que me compren. La cuestión es,  que a lo mejor no quiero que nadie me compre. Si para que alguien me compre, se interese o demás, tengo que venderme, publicitarse, o potenciar mis virtudes, eso hace que pierda lo atractivo de la compra. Que hay más interesante y arriesgado, que guiarse por la intuición?
La fantasía, es fácil crear. Sin base,  la fantasía se vuelve humo, sin realidad es todo ficción.  En toda venta siempre se pone algo de magia, pero de poco vale saber vender un producto, por llamarlo de alguna manera, si el que lo compra en seguida se percata del fraude y solo tiene prisa en devolverlo.
No me vendo, ni yo ni mis ideas. Quien quiera me tendrá que comprar como soy, sin artificios y escasa de alardes de virtudes. Porque esa es otra cosa, lo que para uno puede ser una virtud,  para otro puedes un defecto imposible de soportar.
Todos tenemos un precio, algunos suben su precio en función de la demanda, no implica ello que sea mejor producto, simplemente que gusta más, o ha sabido venderse mejor, o tal vez tiene un buen trabajo de marketing por detrás.
Seguramente, nunca llegó a ser el producto que alguien elige primero, o a lo mejor si, ya veré, pero lo tengo claro, no puedo venderme con fantasías, o con un envoltorio bonito, o con un descuento,  o con una promoción difícil de resistirse. Es que no me vendo, el que quiera comprar, que se moje, que haga una oferta, y ya veremos que decido.
Nunca me he sabido vender demasiado bien, y empiezo a pensar que no tengo ni he tenido nunca mucha intención de hacerlo. Y cuándo me asomo, lo hago a cara descubierta, sin adornos, ni maquillaje. Mi mejor presentación, mi sonrisa y mi mirada que es el reflejo del alma, para el que sepa interpretarla.
No me se vender ni quiero, soy como soy, y el que me quiera comprar, que haga una buena oferta difícil de rechazar.....





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada