miércoles, 10 de septiembre de 2014

Conflictos

Cualquier conflicto entre dos personas, siempre terminará por afectar a más gente. Aunque que intentemos mantenernos al margen,  de una u otra manera salpica. Unas veces salpica con gótitas inexistentes que secan pronto y no dejan mancha. Otras las gotas son más gordas y tardan un poco más en secar, pero secan y no dejan mancha. Hay veces que vemos venir la salpicadura, y que no podemos apartamos aunque así lo desearíamos.  Nos salpica de lleno, teniendo que cambiarnos de ropa y con el cabreo conveniente.  Y por último están las salpicaduras que no vemos,  esas que creemos que no nos alcanzan,  pero están ahí, y la mancha aparece tiempo después. Carcome la ropa, deja un cerco imposible de eliminar, e incluso esa mancha llega a oler, un olorprimero incomodo y más tarde inaguantable.
Los conflictos son así, aunque seanentre dos, al final se expanden y reparten gotas a diestro y siniestro y las salpicaduras alcanzan hasta el señor que paseaba al perro por la acera de enfrente. Y sin querer queriendo nos sumergimos en tal, primero como espectadores, y segundo como paredes problema o como licenciados en solucionarlo. Porque esta es una parte fundamental ellos conflictos,que siempre hay mediadores, salen de todas partes hasta debajo de las piedras. No sé cómo hay tantos problemas sin resolver, existiendo tanto experto en soluciones.
Y así lo que empieza como una disputa pequeña entre dos, termina por sacar manchas, salpicaduras, curiosos, sabios druidas o adivinos fantoches, lo que si cierto, es que, en cualquier conflicto no podemos ser imparciales, y menos mantenernos al margen sin implicarnos de una u otra forma.
Mirate, tienes alguna salpicadura??


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada