sábado, 16 de agosto de 2014

Vive

La vida puede sorprenderte para bien o para mal. Normalmente las cosas duras las esperamos, y aun así cuando llegan, nos dejan caos sin saber cómo reaccionar. Las cosas buenas, las vemos como un premio, a nuestro esfuerzo, al haber hecho las cosas como debiéramos, una recompensa.... Y las malas cómo un castigo, como una derrota, una maldición....
Ni un extremo ni el otro, la vida es eso, una constante lucha, con altos y bajos, piedras y bombones, días soleados y de lluvia... Lo que hace que se lleve mejor es la actitud de enfrentarla y asumirla.
Hoy nada más despertar tenia un mensaje en el móvil, el padre de un amigo había fallecido. Llevaba mucho tiempo enfermo, y aunque suene cruel, ha sido un alivio para la familia, aunque estén destrozadas del dolor.
Cómo es normal, llamé para dar el correspondiente pésame y saber hora y lugar. Esperaba encontrármelo mal, pero entero, pues era una muerte anunciada, pero no, él estaba derrumbado, derrotado,....  Fue extraño, ya sé,  era su padre, pero un padre con el que la relación no era buena, demasiado cargada la mochila de reproches, de fallos, de decepciones, y aun así, el dolor le superaba. A lo mejor mi percepción está equivocada, y no era dolor, sino frustración por no haber podido decir muchas cosas que se había callado tanto tiempo... O yo que sé....
Esto me hace reflexionar, últimamente soy muy reflexiva... En que lo que más nos crea conflicto es lo que no decimos y nos guardamos, lo bueno y lo malo que no compartimos, y que parece que reconocemos ciertas cosas cuando las personas se van, olvidándonos que la vida es efímera y en uniendo todo puede cambiar y que cualquiera puede desaparecer y marcharse sin despedirse, incluido nosotros mismos.
La vida se vive, cada día deberíamos disfrutarlo cómo si mañana no existiría, porque quien sabe lo que podrá pasar.... Por si acaso habla, siente, disfruta, comparte, sueña y sobretodo....Vive!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada