lunes, 4 de agosto de 2014

Escrita a mano

En estos tiempos en los que hablamos más por el ordenador o escribimos mensajes en el móvil, sigo sintiendo debilidad por escribir a boli, y de vez en cuando enviar cartas de puño y letra y enviarlas. Imaginar la cara de quien la lea, de la sorpresa de revivir una carta escrita con mi letra. Esas cartas suelen estar llena de emociones, sentimientos que afloran en cada letra, en cada palabra.
Me gustaría escribirte una carta, si a ti, y contarte en ella lo que callo, lo que no te cuento. Desnudar mi alma, sangrar lo que pienso en cada letra, y sentir la libertad de transmitir lo que a veces las palabras de voz no  consiguen.
No se si es romanticismo o un grado de egoismo por mi parte, el hecho de callar o querer contar, intentar compartir sin ser descubierta, esa contradicciones de las que estoy llena.
Cada día empiezo esa misiva, que nunca termino. Arrugo la hoja a medio escribir, llenando la papelera de intenciones que nunca meteré en el buzón. Y de nuevo en mi soledad y en mi cabeza escribo mentalmente la carta, esa carta que me muero por enviar, y que se queda en intención no llevada a cabo. No es miedo, un poco si, es más bien temor, temor y circunstancias que no puedo cambiar y que algún día variarán. Y ese día, o tal vez antes, deje que mi impulsividad escriba, y que la razón y cordura no puedan evitar que la envíe y su destinatari@ la reciba y la lea. Mientras ese momento llega, seguiré ordenando pensamientos, esos pensamientos que se agolpan desordenados y llenos de frases que quiero decir y no se como. Ese día llegará, y escribiré, escribiré de mi puño y letra todo lo que me gustaria decir y que me callo. No es silencio, sino falta de orden, o de momento adecuado, o de......que más da, todo llega y llega cuando es el momento perfecto, o las palabras adecuadas fluyen y no se pueden detener, simplemente dejarlas salir.
Un día de estos empezaré esa carta y la terminaré, y a ti te la enviaré.... Y después si quieres me contestas, eso sí, de puño y letra, escrita a mano y con mucho sentimiento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada