viernes, 29 de agosto de 2014

Soy una pantera



Pantera? Soy pantera? Veo a la pantera como un felino, tranquilo pero terriblemente agresivo si se ve acechado. Elegante en sus movimientos, seductora en sus curvas, Sensual en en sus pasos, conocedora de ello, fingiendo no conocer su poder. Se camufla de dulce gatita, sin garras, que solo asomará cuando lo crea oportuno.
De mirada enigmática, difícil de leer, esconde sus debilidades y flaquezas, demostrando a los demás seres, una fortaleza inexistente.
Fuerte, luchadora, no se rinde, nunca da la batalla por terminada, defiende a los suyos hasta la extenuación, no traiciona, y no perdona la traición. No daña a  su circulo, pero aleja de ellos si la dañan. Y manteniene a sus cachorros a salvo hasta que sean capaz desprenderse y valerse por ellos mismos.
Es  elegante, al caminar, y esa elegancia esconde la pasión que corre por sus venas, ardientemente y Mimosa una extraña combinación,  que en ella es magia y hipnotiza al mirarla.
Las panteras pueden parecer altivas, distantes, orgullosas y solitarias. No quiéreme vulnerables, prefieren ser temidas que amadas. Buscan camuflarse en la noche, en la oscuridad, no llamar mucho la atención, incluso al estar herida, se lamé ella sus cicatrices, se cura, y sigue caminando, sin esperar que la salen.  No pide ayuda y ello le ha dejado secuelas y cicatrices que siguen supurando...
Las panteras son animales salvajes, inesperados, leales a sus principios, amantes de su libertad, felinos, apasionados......Y rara vez se dejan ser cazados.
Y si, soy una pantera, tranquila, descanso hasta que algo hace despertar a la fiera dormida y saco las garras....
 Os dejo un poema  sobre una pantera (no es mio, me gustó y lo comparto)

    LA PANTERA DE BARRO
Eres una pantera de barro fresco,
ansiosa de carnes rojas, hambrienta de vapores.
Morena mía, me has rasguñado tantas veces los deseos
que contigo la noche se prolonga como un verano,
una estación de sudores que se hacen ríos,
y allí nadamos y te tomo de las piernas,
y la acrobacia del amor aparece como si fuéramos trapecistas,
donde el vacío sería no responder al llamado de tu pecho.
Eres una pantera, mujer, en esta selva que no conocemos,
sólo sabemos que todo debe valer un instante,
pero insistimos en hacer eternos los dedos
que se detienen en estos caminos.
Ven, amiga, así como un animal desatado,
ven furiosa como si hubiese herido tus crías,
ven a esta noche donde las estrellas son de fuego,
ven, amiga, con la pantera de ojos negros que eres,
porque hoy seré tu cazador, con mis disparos de manos,
hoy te domesticaré justo cuando claves una de tus uñas,
para que luego quedes ronroneando el cansancio
en los océanos que derramaron estos besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada