miércoles, 20 de agosto de 2014

Traiciones.....

La traición duele, y duele más cuando es inesperada y no premeditada, sino un consecuencia de actos sucesivos que sin pretenderlo aciertan con un puñal en el centro del corazón.
Tendemos a darle mucho poder a nuestros amigos, poder que al mismo tiempo pensamos que controlamos mediante nuestro bien hacer., y olvidamos quesos seres independientes y como tales tienequehaber propios criterios que en muchos casos no coinciden con los nuestros.
Tendemos a mantener nuestra palabra, a no descubrir secretos, o hechos que nos han solicitado que guardaremos en silencio,y nos sorprende que después los descubran Enel momento menos adecuado, y dejándonos cómo falsos e hipócritas.
Hay traiciones, que no lo soltando, pero que nos hacen sentir así, pués creemos vulnerada nuestra confianza, y a pesar de ser una traición inconsciente, para nuestros adentros es una decepción que se suma en silencio a alguna más queda estaba guardada.
A veces pienso, que la gente no piensa en la consecuencia de lo que hace, ni de lo que dice, y que al final buscan su beneficio, olvidando que han dado un palabra y en ese acto esta el honor de cada uno. La traición mayor, es aún mismo, y cuando te traicionaste a ti mismo,  traicionar a los demás es sólo cuestión de tiempo y de oportunidad.
Mi abuela decía que unomvalelo que vale su palabra... Y yo me olvido que cada vez vale menos la palabra de la gente, y esa traición a pesar de no ser una traición premeditada, me duele más que una venganza ansiada y esperada. Y así cada vez me resulta más fiarme de la gente y de un... Siempre podrás contar conmigo.
Siempre tiene un amigo que se llama nunca, y ambos hacen buenas migas, e incluso se emborrachan juntos y en la resaca se acuerdan que se han traicionado mutua y conjuntamente.
No ponga como fianza tu palabra, no traiciones tus principios, y menos inconscientemente... Esas son las que más duelen y las más difíciles de perdonar y entender.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada