jueves, 1 de enero de 2015

Empieza

Empieza el año, y todos tenemos esperanzas que sea mejor que el anterior. Muchos aun estarán durmiendo, y otros ni tan siquiera sé habrán acostado. Otros estarán de resaca, o en plena borrachera de felicidad de que acaba uno y empieza otro.
Iniciemos el día y el año con buen letra y sin mucha prisa, que aún quedan muchos meses, muchas horas y eternos minutos para que acabe,  y no sabemos como será de duro ni de propicio.
Haremos una lista de buenos propositos, de proyectos que nos gustaría hacer a largo del año. Escribiremos diez, o tal vez veinte, serán cosillas fáciles, como apuntarse al gimnasio, ese gimnasio que iremos el primer día, a cubrir la ficha e no volveremos hasta junio, cuando querramos ponernos ese bañador que tan bonito luce en el escaparate de la tienda de turno.
A lo mejor también se nos ocurre, la idea de dejar de fumar, que la iremos dejando hasta encontrar el momento adecuado, que no lo encontraremos nunca....
También haremos una lista de lugares a los que nos gustaría ir, conocer, y que por excusas como falta de tiempo, o no tengo días libres, o no me llega el dinero... Nunca lograremos visitar.
Al final, haremos la lista, escrita o de pensamiento, muchas cosas que queremos hacer y que no cumpliremos,  porque los propósitos no son más que propositos que quedarán en el tintero. En lugar de ponernos metas ficticias, deberíamos empezar por ser felices, por ser consecuentes con nuestras ideas, con nuestros principios. Intentar lograr eso que nos hace sentir bien, y dejar de ir con la marea hacia donde nos lleva la marabunta.
El año que empieza, que no sea un año más, sino un año para recordar, un año donde fuimos libres,  donde logramos esos sueños aparcados, un año donde por fin fuimos quien queríamos ser.
Empezamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada