jueves, 22 de enero de 2015

Empieza el dia

Empiezas el día casi como una autómata, te arrastras hasta la cocina como puedes, dándote algún que otro golpe con las esquinas asesinas que se empujan a lo loco contra ti. Al llegar a la cocina, como puedes te sirves una taza de café, bin caliente y bien cargada, deseando que llegue pronto a las venas y esperando que así te despiertes del todo, aunque no lo consigues. El pase sea abrecamino por nuestro oganismo, aunque nosotros ni la primera sacudida.
Nuestros pensamientos van acordé con la falta de espabilamiento, intentamos recordar lo soñado, retazos de los paisajes o mundos a los que visiite mientras dormía y ahora no consigo recordar.
En ese mundo de ensoñamiento en el que estamos sumidos durante varios minutos, hace que detalles pasen desapercibidos, detalles que en cuanto despertemos un poco, nos pondrán una sonrisa, que ayudará  a que el comienzo del día mejore profundamente. 
El cafe sigue recorriendo nuestro cuerpo y nosotros repasamos uno y cada una de las cosas pendientes por hacer hoy, y si me organizo lo logro antes de ir a trabajar.  Alguna cosa quedará, intentare recordar todo, mejor anotarlo y que recuerde leerlo o poco interés tendrá la anotación. Y que entienda lo que he escrito, porque la letra es igual de legible que los pensamientos de una mente adormilada, que empieza a recordar esos detalles que hace unos segundos pasaron desapercibidos y de...
De repente, nuestra mirada hacia la ventana, la lluvia sigue cayendo tras el cristal, y nosotros vemos un sol enorme y radiante.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada