lunes, 28 de julio de 2014

Mis abuelas

El otro dia, no se donde leí que era el día de los abuelos. Parece que hay días para todos... Bueno ese es otro tema, que ya he comentado algunas veces. Lo de los abuelos, me trae recuerdos de mi infancia, a vosotros no?
En mi caso tuvo tres abuelos y tres abuelas, sorprende pero así fue, a uno de mis abuelos no le conocí, pues murió cuando mi madre era pequeña. Y de mis abuelas, cada una a su manera, me darían material para más de una entrada. Intentare resumir un poco. La mamá de mi mamá,  poco ejerció de abuela, por no decir nada. Tuve conocimiento que era mi abuela con algunos años. Fue una mujer avanzada a su tiempo y a la que le importó poco lo que pensarán los demás, o eso era lo que transmitía. Tuvo a sus hijos, cuando el hambre escaseaba en su casa más que las ganas de comer. Repartió a sus hijos como pudo, con familias que le dieran un futuro mejor yse fue apartando de ellos hasta que solo quedaba el recuerdo de haberlos parido. Nunca la juzgue, pero me quedaron las ganas de tener más de una conversación, y poder preguntarle más de una cosa que me rondaba por la cabeza. Al final, por no despertar fantasmas que la familia se encargó de soterrar bajo tierra, me callé. Y me quedé con las preguntas sin contestar. Se murió,  y fui a su entierro, aunque era mi abuela era una gran desconocida para mi.
Mi otra abuela materna, fue la abuela que recuerdo como tal. Nunca fue una madre para mi madre, pero intento ser abuela para sus nietos. Y cuándo empezó a estar a estar enferma estuve con ella en el hospital y cuando la trajeron para casa. Fui viendo como se apagaba poco a poco una mujer que ere genio y figura. Tenia su carácter y estábamos todo el día guerrear, pero ambas nos adorabamos.  Se fue y dejó un gran vacío.
Y por último mi abuela paterna, una mujer que siempre estuvo enferma, quejándose y ya ronda la mujer los noventa y seis años. Es, como lo diría, una mujer de trato difícil y un tanto compleja. Ella aun vive, en su mundo, y eso que no tiene alzheimer,  ni demencia ni nada de eso, pero ella vive la realidad como le conviene, lo cual hace que la relación con ella sea complicada. Y a pesar de ello intento verla y recordarle que tiene más nietos que solo dos, otra historia que queda en el tintero.
Así es mi vida tres abuelas y solo me queda una, que es como si no la tuviese.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada