domingo, 6 de julio de 2014

Mentalidad de tio

Es que los tíos sois muy simples, y las tías muy complicadas. Anda que no habrá veces que no hayamos dicho o escuchado esto. Ni confirmo ni desmiente tal afirmación. Los hombres son hombres y las mujeres mujeres, somos diferentes pero iguales, todos somos personas. Y como personas individuales cada uno piensa de su manera.
Este rollo viene, a que el otro día me dijeron que era diferente, yo creo que soy rara, pero que más da el calificativo. La cosa es que no pensaba cómo la mayoría de las mujeres, y eso es cierto.
Cuando hay más de dos mujeres se tiende a competir entre ellas, cosas que no entiendo ni entenderé jamás, no suelo entrar en ese juego. Se ponen sonrisas y por detrás se hacen un traje o la colección entera. Hay de todo, matizo.
Tal vez mi manera de pensar es distinta porque crecí rodeada de chicos, y con ellos me entiendo mejor que con ellas. Ellos son capaces de a pesar de los que haya pasado entre ellos enterrar la hacha de guerra y ser cordiales. Les dan menos importancia a como van vestidos sus amigos y competir compiten de otra manera.
Al estar rodeada de chicos, jugué en la infancia al fútbol, a los vaqueros, me subí a todos los árboles, así terminaba llena de arañazos y con las rodillas hechas un cristo. Las muñecas no eran para mi, me gustaban los coches y los playmobiles, y los pantalones era mi prenda favorita, porque con ella tenia más libertad a la hora de jugar. Todo ello ha dejado rastro en mi, para hoy pensar como lo hago.
Y que decir cuando hay un tío por medio, ellas actúan como si no les importa, pero pobre de que se cruce una por el camino, la ven como rival y sacan sus armas. Ahí suelo ser paciente, y eso no significa resignarse, pero tampoco voy a guerrear como si una batalla se tratase.
Cada vez más, empiezo a tener la certeza que soy una tía rara, y mujer soy. Intento conocerme y con ello saber mis puntos débiles y puntos fuentes, y no por ello competir con nadie. Cada uno tiene su aquel y con eso debe luchar.
Me gusta como soy, así que no tengo intención de cambiar, y ahora llamare a un par de amigos para tomar unas cañitas que seguro se apuntan sin protestar mucho ni tardar una eternidad en arreglarse.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada