viernes, 7 de noviembre de 2014

Tu

Cada vez vuelves más a mi vida,  y eso que cada día  estas más lejos. Te has ido sin retorno y sin embargo, vuelves más a menudo que nunca. Tu presencia no es física,  y aun así puedo sentir tu aroma, que impregna  el vago y difuso recuerdo.
Son instantes fugaces, casi caprichosos, casualidades incesantes y constantes. Por momentos pienso que te diviertes poniéndome nerviosa,  observando como reaccióno  y disfrutando de mi descoloque, y sonriendo maliciosamente.
Suena una canción, esa canción que hace tanto tiempo que no escucho, esa canción que era nuestra, que ponías cada vez que me subía al coche, esa canción que me estremece cada vez que la escucho, esa canción que me transporta a una época que no volveré a vivir.
Me cruzo con  tus amigos, les suena mi cara, quince años son mucho,  y aunque el que tuvo retuvo, los años son los años. En el momento en que me reconocen,  empezamos a charlar, a recordar viejos tiempos, a recordarte, a traer a nuestras mentes las anécdotas que compartimos, las risas de aquellos tiempos.
Y que decir, que rebuscando en papeles viejos, encontré fotografías que creía extraviadas. Que jovenes, que guapos, que felices....eran otros tiempos.
Y así, sin querer o queriendo, te cruzas en mi vida, pones miguitas de pan que yo cual pajarito obediente, voy comiendo hasta llegar a donde me llevas, hasta ti, hasta tu recuerdo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada