domingo, 2 de noviembre de 2014

Recordando

Ayer todos los santos y hoy fieles difuntos, según la tradición de muchos lugares, la gente visita los cementerios. Hoy  si pasaporte los pueblos, sabes donde la gente entierra a sus familiares, por la aglomeración de coches, y los recintos además de sepulturas, esta lleno de personas. Esas mismas personas que no volverán a pisar el lugar,  hasta elaboración que viene a la misma hora y en el mismo sitio.
A mi me parece bien, que las tradiciones se respeten, pero aún me gusta más que se crea en ellas al ejecutarlas,  y sino es así no partícipes de ellas.
Es que en el fondo creo la gente no es que lo haga por tradición, sino por aparentar y el que dirán. Intentar engalanar cada tumba, con más flores y cuantos más ostentosos seamos ramos mejor. Durante unos días, los cementerios serán jardines en floración y recibirán más visitas estos días que el resto del año todo junto.
Y pasado el día pasada la romería, decía mi abuela, y en esto lo mismo, en cuanto llegue el lunes, cada uno seguirá con su vida y no volverá a pisar el lugar.
Podría contar como pienso o actúo,  porque por suerte por desgracia se me han ido varias personas importantes en mi vida, y a las que visito en el cementerio ydonde no es el cementerio, pues están conmigo,  en mi recuerdo más a menudo que jna vez al año.
Ayer recorrí por otros motivos, parte de la geografía de mi comunidad autonoma, y fue sorprendente cómo la concentracion de gente y coches en cada pueblo y villa era exagerada. Pueblos que el resto del año parecen pueblos fantasmas. Cada uno decide como vive, y como quiere recordar a sus muertos, y no voy a ser yo quien le diga la mejor manera, a mi ya me llega con que los míos vengas a traerme recuerdos cuando les parece.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada