sábado, 14 de junio de 2014

Rumbos......

Muchas veces perdemos el rumbo y no sabemos como encontrarlo. Recuperar ese rumbo es parte de aceptar el presente. Dejar de dar vueltas a lo que podría haber sido y no fue, a las decisiones que debiéramos y no tomamos, a lo que tendríamos que haber dicho y no lo dijimos, todo ello termina por agotados.
Escuche por ahí, que quien resiste, persiste, y quien acepta, transforma. No se si es cierta tal afirmación, pero algo de verdad tiene.
La realidad a veces, bueno en muchas ocasiones, es injusta y o amarga, cruel... y asumirla es un cuestión difícil y complicada, pero tambien una oportunidad para deshacernos del lastre que llevamos y nos carcome poco a poco. Empezar a abrir el armario y empezar a sacar ropa vieja, cosas que no nos ponemos aunque las guardamos porque son bonitas, solo ocupan espacio, y no dejan lugar para meter cosas nuevas. Pensamos que tenemos de todo, y cuando tenemos un día especial resulta que no nos vale nada y nada nos sienta como deseamos.
En la vida pasa un poco como con nuestro armario, ese sufrimiento viene de oponerse a lo que ya se fue y enfilar un nuevo rumbo. Ese nuevo rumbo nos da miedo, miedo a equivocarnos,  a perder ciertas cosas, miedo, miedo....que no es más que incertidumbre.
Cuando somos capaces de definir ese miedo, de aceptar que lo sentimos, de exteriorizar, estamos más cerca de iniciar un nuevo rumbo de lo que nos creemos. Y en el momento menos inesperado estaremos caminando hacia adelante dejando de mirar atrás.
Un día nos despertaremos, recogiendo nuestras armas y abandonaremos la batalla, lo que es lo mismo, abriremos el armario y recogeremos las cuatro cosas imprescindibles y las meterlos en una maleta, nos subiremos al coche. Y en lugar de conducir hacia la tormenta que ya conocemos, iremos hacia otra, desconocida, nueva, sin pensarlo pero igual de fiera y tranquila tormenta.
Shakespeare decía " voluntad y destino discurren por opuestas sendas. Trazar planes esta en nuestras manos, su realización, a veces, nos es vedad".
Nada más que añadir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada