domingo, 22 de junio de 2014

Curvas..

Tantas rectas, que al final las curvas las tengo en la mente y en el cuerpo. No me gusta lo lineal, por eso debo tener debilidad por las montañas rusas llenas de giros y de subidas y bajadas. Lo mismo me ocurre con las mentes y con los cuerpos.
Nos gusta ver a modelos, retocadas con photoshop, con sus líneas perfectas, que después tienen redondeces y demás. La gente en la calle tenemos curvas, y más las mujeres, y a los tíos os gusta ver un buen culo más que a un tonto un lápiz. Observas esa redondez que nos hace el vaquero cuando se adapta a nuestro culo, ese escote que deja entrever otra redondez guay o más de atrayente...
Los cuerpos con curvas, son muy interesantes, y una mente?
Las mentes son más atrayentes cuando están llenas de curvas. Las personas con dichas mentes son picara, un tanto cabroncetas, están siempre maquinando, y muchas veces no sabes si van o vienen. Me gustan mis curvas, las que me hacen más peligrosa por lo que no muestro que por lo que dejó a la vista. Me gusta jugar en todo s los sentidos, sino la vida sería un tanto aburrida, ponerle pimienta, sal y aveces hasta tequila. Y disfrutar cada instante. Si tuviera una mente sin curvas, todo sería previsible, aburrido y con falta de chispa.
Podría decir donde hallan las curvas más peligrosas, o las que giran inesperadamente, pero la mente es para estimularlo y si cuento demasiado, no será igual de divertido, no os molestaríais en retar a una mente despierta.
Las curvas del cuerpo, mmmmmm, pero las de la mente... Mmmmmm mmmmmm
Seguramente más de uno o una a encontrado a alguien con muchas curvas, pues disfrutarlo, jugad, estimulad,  y nunca dejará de sorprenderos......
Las mías son mías, y cada uno tiene las suyas.. Pero.... Para darse un paseo por estas hay que saber pilotar muy bien.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada