lunes, 9 de junio de 2014

Enfrentándose a......

Estos días, han sido un poco raros. Por un lado me sentí libre, esa libertad que desconocía y que al final me creo conflicto. Conflicto que tuve que resolver porque si no lo hacía me llevaría a una situación peor. No se donde cogí las fuerzas pero me enfrenté a lo que me aterrada. Los miedos para superarlos hay que enfrentarse a ellos, cogerlos por los cuernos y plantarle cara. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero hasta que lo hacemos no somos conscientes ni de nuestro capacidad ni de nuestra fuerza. Hay miedos difícil de superar, y que lleva su tiempo preparar la estrategia para lograrlo. Pero si te quedas quieto, ese miedo te devora por dentro y por fuera, se alimenta de ti, mermando tu capacidad de sonreir y de vivir. Todos tenemos miedos, y no significa ser un osado o un kamicace, sino un poco prudente y en ocasiones más valiente de lo habitual.
Pues bien, después de muchas vueltas me enfrente, a pesar de que al hacerlo podría perder más que lo que podía ganar. Ese miedo se comía mi ser y ya estaba devorando mi alma. Me armé de valor y me puse enfrente a el, sin ropa, esperando que el miedo me atacarse, y no fue así, poco a poco fue desapareciendo. Y sin darme cuenta ya no estaba desnuda, estaba vestida y sonriendo, y sintiendo paz.
Un consejo gratuito, los miedos todos tenemos alguno guardado debajo de la almohada, pero si esos miedos inundan nuestros sueños volviéndose pesadillas hay que hacerlos desaparecer, y la única manera es plantandole cara. Cuando lo hagáis poco a poco desaparecerán, porque esconderlos y escondernos nosotros solo hará que aumenten su poder.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada