martes, 24 de junio de 2014

Compartir carga

Hay momentos en los que quiero cabrearme con el mundo y solo termino por cabrearme conmigo misma. Es facil echarle la culpa a los demas de lo que nos pasa pero debemos hacer reflexion de que es eso que nos enfada tanto. Debemos ser honestos con ellos y con nosotros mismos y aceptar lo que ocurre es por nuestras decisiones, no siempre acertadas.
Las cosas que pasan son consecuencias de las opciones que elegimos, aunque en su momento nos parecen las más idóneas no siempre es asi. Y van sucediéndose los acontecimientos y con ellos nuestros aciertos o fracasos.
Estos días no han sido los mejores, por decirlo de alguna manera, me he topado con unas cuantas paredes, escasas de oídos y menos razonables de lo esperado, y enjugar de aceptar la situación, me enfade, no entendí la derrota del falta de diálogo, de falta de entendimiento. Y lo simple era entender que falta de todo ello era mi culpa. Lo difícil era seguir luchando por una vía de comunicación que nunca se daría, y seguí insistiendo. Después de días de agotamiento fisico y emociónal, acepte derrota y acepté que esta situación la he provocado yo. Durante mucho tiempo he facilitado las cosas, he solucionado los problemas, hellevado a mi espalda más carga de la que podía, he nadado contracorriente.... Lo he hecho sola y esperando que alguna vez me entendieran sin explicarme y ahora pido imposibles.
Me hecabreado con el mundo cuando tenía que cabrearme conmigo por ser como soy y dejar que mecarguen y cargarme con las cosas yo sólita, cuando el peso con ayuda se lleva mejor, y si no quieren compartirlo y ayudarme,  a lo mejor hay que cambiar de compañeros de viaje pero sin perder la sonrisa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada