lunes, 24 de marzo de 2014

Tres cosas antes de morir

Hace un día se celebraba el día del  árbol. Ya he escrito sobre que cada día se celebra algo. Al pensar en el árbol me vino la mente una frase, la de que en la vida hay que plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo. Algunas de las tres ya las he hecho y las o la que faltan espero hacerla algún día.
Lo difícil, no es plantar el árbol, o una planta, sino regala cada día y que no seque. Abonarla, retirarle las ramas que sobran, guiarla para que no se tuerce y crezca esbelto y lleno de vida. Si lo cuidados como se merece, algún día dará los frutos oportunos y eso será la mayor recompensa. Pero muchas veces nos olvidamos que no es sólo plantearla, sino es ser constante y estar pendiente de sus necesidades. Así que cuando decidáis plantar el árbol, buscad el sitio adecuado, y la planta perfecta para el clima y después no olvidéis de atenderla de cuando en vez.
Lo de escribir en un libro, tal vez sea la tarea más fácil. Conseguir publicarlo es otra historia. Escribir escribimos todos, comunicar y transmitir es algo diferente, eso no todo el mundo lo consigue. Y después esta quien nos lee y como interpreta nuestras palabras. Me gusta escribir, algún día puede que escriba el libro, o lo publique, y si alguien lo lee pues mejor que mejor.
Por último está lo de tener un hijo. Para eso solo se necesita unos minutos, y un hombre y una mujer, y nueve meses después,  pues ya se sabe. Fuera tópicos y olvidados... Tener un hijo se tiene, la ardua tarea es criarlo, educarlo, guiar sus pasos. Si con el árbol era complicado, criar un hijo ni te cuento. Tener un hijo es para siempre, no puedes cuando te canses cambiarlo o dejar de atenderlo. Es jornada a tiempo completo, las 24 horas del día y los 365 días del año. Lo más difícil es saber si lo haces bien, por mucho que intentes hacerlo de la mejor manera siempre te inunda la duda de si lo haces correctamente.
Así que antes de morir ya sabéis, tener un hijo, plantar un árbol y escribir un libro, todos fácil, lo difícil es criar un hijo, regar el árbol y que alguien lea el libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada