sábado, 26 de septiembre de 2015

No hay motivo

No hay un motivo concreto para acordarme de ti. No hay uno y hay mil. Desde que me despierto hasta que me acuesto, hay algo que me recuerda a ti. A veces no te lo digo, y otras no para de nombrarte, o hacerte llegar mis pensamientos. 
Si lo pienso bien, no sé  cuándo fue el día en el que te hiciste presente en mi vida, si fue la primera vez que te vi o fue ese instante en que no concebía la vida si tú no formaba parte de la mia.
El tiempo pasa, no se detiene. Los días empiezan y se acaban y, cada instante hay un momento en el que te recuerdo. Estoy convencida que en algún lugar nuestro pensamientos coinciden en un mismo lugary bailan la misma melodía.
Cuando dos pensonas se encuentran, se entienden y hablan el mismo idioma aunque en diferente lengua, da lo mismo el tiempo,  el lugar, terminan por encontrarse y formar parte de la misma realidad.
No hay motivos, y hay un millón,  para acordarme de ti, de tus palabras,  de tu aroma, de tu sonrisa... no quiero que solo sea un recuerdo de un día de verano. Deseo ser el otoño que cambia la luz y arropa cada impulso para sortear el obstáculo que aveces nos pone la vida. Seré la primavera que haga florecer todos esos planes y ansias de ser feliz, que Soñamos juntos y que será la realidad. Realidad en el invierno, donde te daré calor humano y me abrazaras tan fuerte, que todo lo malo pasado, será un sueño del que despertemos para no volver a dormir. Y en verano, iluminaremos cada día que empiece, hasta que la noche con su brisa nos refresque en una terraza,dándonos más fuerza para seguir luchando.
No hay un motivo para acordarme de ti, hay un millón porque tú eres en si el motivo más maravilloso para sonreír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada