domingo, 20 de septiembre de 2015

Atardecer

Por tener,tengo muchas  cosas que contarte. Lo que ocurre es que me aturullo y no logro que salga algo inteligible de mi pensamiento. 
Y si, nos tomamos un vino al atardecer y charlamos?  El vino aflora la tranquilidad y el sosiego que da una buena compañía. Y el atardecer simplemente es el complice de tal conversación, y sellador de las confidencias descubiertas.  
Por contarte,  te contaría todo mis días,  mis horas. Mis desvelos y deseos, mis inquietudes y fracasos, pero... tu no quieres eso. No quieres que te cuente, tú  quieres que viva, que vuele, que tropiece y me levante. Tú quieres que sangre, que llore, que corra y que grite. Tú  quieres que sea yo...
Por contarte , te contaría que tengo miedo, que no me gusta la incertidumbre, que quiero tener todo bajo control aunque parezca el caos más absoluto. Te contaría, que necesito tus abrazos como ela iré que respiro, que cuando no siento tu mano agarrando fuerte la mia, tiemblo, flaquea y me desorienta. Por contarte , te contaría que poco a poco voy viviendo y  que un día de estos con una copa de vino, te contaré todo esto y más, ante la cómplice mirada del atardecer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada