lunes, 28 de septiembre de 2015

Naufrago

Querido náufrago. .. Aquí estoy en tierra firme, echando de menos el mar, mirando de reojo las olas de la tormenta del día en que te encontré. Estoy a cubierto, con comida caliente y mantas para arropar me.  Te veo a lo lejos remando, sin saber si las fuerzas te dejarán tocar tierra firme o te abandonarás a la suerte de poseidon. 
Hubo un tiempo en el que nuestro mundo era el cielo y el azul inmenso del mar. No había más meta que remar, con brazos y piernas, y pisar tierra seca. De eso ya hace un tiempo. Llegamos juntos, pero decidiste salir a buscar un futuro mejor y volviste al mar incierto. Allá el canto de sirenas te confundió  y el mar en calma se volvió una lucha por sobrevivir.  Te alejas te sin mirar atrás, pensando que así sería más fácil la marcha. Y antes de perder de vista mi silueta ya deseabas volver. Y aún así te fuiste, mandándome mensajes por las gaviotas que visitaban la orilla, recordando me que lejos aun estabas, aun me pensabas y ansiabas estar . 
Mirando el mar embravecido,  no puedo evitar que me invada la idea de echarme a la barca e irte a buscar. Se que estas mal,pero necesitas hacer esta travesía solo y curtirte, para cuando acabe este viaje reconfortar te junto a mi y empezar una nueva aventura en tierra firme y empezar a caminar sin remar en el mar. 
Cuento las horas que se hacen eternas,  los días que pasan lentamente, para que acabe este naufragio de dudas y de luchas internas. Todo pasa... y algún día esto solo será el recuerdo de una experiencia dura que nos ha hecho más fuertes. 
Querido náufrago no te rindas... yo remo contigo


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada