martes, 26 de noviembre de 2013

Todos los días...

Ayer fue el día contra la violencia de género. En todos lados, redes sociales, televisión, radio, periódicos y demás se unieron a la noble causa. Y hoy? Hoy nadie habla de ello. Y eso pasa con ese día y mil más.
El maltrato está muy presente en nuestra sociedad, es laTente, aunque a veces no lo veamos.
Los que somos de una generación lo vivimos de una manera muy cercana, en nuestras madres, tías, hermanas o vecinas. Era algo cotidisno, todos hemos conocido algún caso. El marido de turno mandaba callar a su mujer, la autorizaba en público. Incluso el que fuera de cas parecía el perfecto padre y amantisimo esposo, al llegar a casa descargaba toda su furia y frustración en su familia. Muchas veces con cinturón en mano y otras con palabras hirientes que mellaban cada día más la personalidad y autoestima de quienes vivían allí.
La Iglesia católica también tuvo su papel, al mirar hacia otro lado al ser conocedera de muchos casos, y aconsejar a esas mujeres que aguantaran que para eso se casarán y que fueran más comprensivas.
Parece que han pasado muchos años de lo que he relatado, pero sabemos que no hace tanto, tal vez fue ayer.
Hoy en día se habal que son los jóvenes, muy jóvene los que controlan a sus novias. Desde cómo se visten, hasta a donde van, si están en casa y que hacen y con quien se relacionan.
Se ha saltado una generación o tal vez ninguna. Pero el machismo sigue ahí y convive en una sociedad que alardea de liberal y muy progre.
Miramos para otro lado cusndo la mierda no nos atañe, no hay que olvidar que de esto nadie está libre.
El maltratador empieza siempre muy sibilino, casi ni se nota. Al principio es mega encantador pero poco a poco va destruyendo la fortaleza de su víctima hasta hacerla casi un despojo. Haciéndola cada vez menos persona y cada vez más inútil. Al principio es casi inapreciable y cuando se le quiere poner fin, suelen fallar las fuerzas porque el sentimiento de culpabilidad está demasiado arraigado.
Basta de mirara para otro lado. Ayer, hoy, mañana y todos los días contra la violencia de género.
Los maltratadores se creen muy hombres y no alcanzan ni a ser personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada