domingo, 17 de noviembre de 2013

Luchar

La vida nos golpea una y otra vez. Unas veces fuerte, otras un simple bofetón. No importa en cuantas ocasiones lo haga. Cuantas veces nos derribe y toquemos el suelo. Siempre hay que levantarse y seguir caminando. Aunque no se vea la meta, siempre estará ahí.
A veces no es una meta física, a lo mejor tampoco imaginaria. La meta en si no es lo más importante,  sino disfrutar del camino.
Los golpes que cada día nos da la vida....  al final sólo es más que un impulso para enfrentarnos  a los diferentes avatares que se presentan. Pensamos que no podemos con las dificultades, que nos rendiremos, que las fuerzas nos fallaran, y sin ser conscientes luchamos, peleamos y volvemos a levantarnos una y otra vez hasta el último aliento de nuestra vida.
El ser humano no es conocedor de su poder y su fuerza hasta que no se ven una situación límite y ahí saca todo su potencial. No hay que rendirse jamás, ni dar una batalla por pérdida hasta el final de la guerra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada