viernes, 22 de noviembre de 2013

Máscaras

Todos en algún momento hemos llevado una máscara. El problema es cusndo se lleva mucho tiempo llegando a forma parte de uno mismo y no saber diferenciar cuál es la careta y cuál la propia piel.  Y se vuelve complicado saber lo que es real de lo que es ficticio.
Prefiero ir a cara descubierta, sin dobleces, ser yo misma. Las máscaras al final son máscaras y no dejan ver quien eres y ver quienes son los demás.
Con el tiempo he sprendido que ni los malos son tan malos, ni los buenos tan estupendos.  Lo peor es creerse mejor que los demás.
Quitarse la careta a veces resulta complicado, pero cuando la quitas, te liberas, eres más tu. Te vuelves vulnerable, pero libre también.
No olvidéis que si alguien os ve sin careta y le gustais, le gustareis en todas vuestras versiones. Y sin embargo con la máscara, nunca será una visión real.
Quien quiera llevarla y no descubrirse, cuando de ella se quiera deshacer será demasiado tarde y su vida habrá sido un compendio de experiencias llenas de mentiras y muchos clarososcuros.
Sin máscara y con la cara lavada. Vive y se tú mismo siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada