miércoles, 23 de noviembre de 2016

Parada

Nunca habéis sentido la necesidad de parar? Yo hasta hace poco no. Intentar explicar que lo desencadenó,  sería complicado.  Tal vez, la acumulación de cosas, o simplemente replantearse puntos y metas. 
He parado, mirado a mi alrededor, sentándome en el suel,  pensando sin prisa, sin pensar. 
Todo aquel camino recorrido hasta ese instante, ahora se antojaba lejano, y las metas se difuminaban. Era momento de to mar se las cosas con calma, sin aturullamientos varíos,  disfrutar de la parada. Alimentar el alma y fortalecer el cuerpo. Se avecinan cambios, nuevos rutas,  retos por descubrir, expectativas aun por crear. 
Las personas creen que tras  un parón,es difícil ponerse en marcha de nuevo. Fácil no es, aunque si necesario. 
Si nos pasamos caminando constantemente  sin parar, la vida se escapa sin disfrutar las pequeñas cosas. 
Después de esta parada, de sopesar los callos de las pisadas, de curar las heridas pasadas y prevenir las futuras. Y aunque queremos evitar daños venideros, son necesarios para curtirnos en eso que le llaman experiencia vital. 
Ahora me levanto del suelo, me visto las botas y camino de nuevo.... hacia donde?  Hacia donde me lleve el viento y la marea....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada