miércoles, 7 de septiembre de 2016

Sabes?

Sabes una cosa?  Ya me he cansado de aguantar tus malos humores,  tu silencio cuando te enfadas con el mundo. No quiero volver a entender. Me he hartado de ponerme tus zapatos, tu ropa y vestirme de empatia. 
La fortaleza no es aguantar carros y carretas y actuar como si nada me hiciese daño. Si, soy fuerte, pero mi fortaleza no está en seguir de pie cuando me atacan, sino en levantarme cada vez que me caigo y no dejar nunca de levantarme. 
Tal vez, y digo tal vez, los últimos acontecimientos sean causa de tus inseguridades,  pues no encuentro otra explicación posible. Aunque debo apercibirte de que, siempre existe un punto de inflexión,  y este es el mio. 
Puedes hacer lo que te venga en gana, saltar, reír,  callarte, chillar y las demás ocurrencias que  te pasen por la cabeza, pero no esperes a que me inmute. 
Y una última cosa, más bien es un consejo, no te lo tomes como una amenaza,  pues es simplemente una realidad; valgo más por lo que callo que por lo que cuento. Así que, deja de tocarme las narices que empiezan a inflarseme y me están entrando unas ganas de estornudar mierda que no veas. Ya sabes... haz lo que creas conveniente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada