miércoles, 8 de marzo de 2017

Ellas

Acabo de ver que hoy se celebra el día de la mujer trabajadora.  Ni lo recordaba.  Lo mio, como tantas mujeres, es cada día  hasta que me acuesto, y si el cansancio me deja dormir. 
La mujer es trabajadora casi desde que nace, es como el aún.  Desde la antigüedad, ellas eran las recolectores, y ahora recogen de otra manera.... la ropa, los platos, la casa... 
Suena a tópico y espero que cada vez sea menos real, pero trabajamos en casa y fuera de ella. 
No necesitamos un día que se haga visible nuestra situación.  Las mujeres necesitamos conciliación, el que no se nos eche para atrás por ser mujer y menos aún por tener hijos. 
Entramos en la desigualdad de oportunidad, de triunfar en lo que nos gusta, en luchar por lo que queremos. Y si lo hacemos, pagamos un alto precio, muchas veces personal. 
Este día se lo quiero dedicar a las madres de antaño, a mi madre, a mi abuela. Mujeres que trabajaban de sol a sol, sacaban a muchos hijos adelante, sin más ayuda que sus manos llenas de callos. Esas mujeres que nos inculcaron que no nos rindamos. 
Esas mujeres que nos enseñaron que aunque nunca seríamos como ellos, )podríamos ser mejores y alcanzar las metas. 
Esas mujeres que nunca lo tuvieron fácil, que su opinión no era escuchada, que sus inquietudes se fueron apagando, sin poder hacer las realidad en muchos casos. Esas mujeres que nos abrieron el camino, y que en días como hoy debiéramos recordarlas, y a menudo agradecer todos y cada uno de sus esfuerzos. Por ellas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada